ventajas fiscales leasing tecnologico

Ventajas fiscales del leasing tecnológico

En primer lugar, debemos tener claro qué es el leasing tecnológico.

El leasing tecnológico consiste en el alquiler de productos de informática y tecnología por un determinado periodo de tiempo y, una vez éste finalice, existen diferentes opciones:

  • La primera opción es la compra de dichos productos tecnológicos abonando la diferencia entre el precio final del producto y lo ya pagado en las mensualidades del leasing.
  • La segunda opción consistiría en devolver estos productos y no comprarlos, bien porque no los necesitamos más o bien porque queremos cambiarlos por otros.
  • Como tercera opción encontramos la extensión del contrato de alquiler, lo que mantendría las condiciones del leasing por el periodo que se acuerde.

¿Cuál es la diferencia entre el leasing y el renting?

A grandes rasgos, la mayor diferencia que existe entre ambos modelos de alquiler reside en la opción a compra que ofrece el leasing al finalizar el contrato; algo que no comparte con el renting, donde hay que devolver el bien sí o sí.

Otra diferencia es la titularidad del bien, en este caso un producto tecnológico. En el renting el propietario del producto es el arrendador, es decir, la persona o empresa que lo suministra. En el leasing, en cambio, la titularidad recae sobre el arrendatario, por lo que será éste quien se encargue también del mantenimiento del producto.

En resumen: el leasing permite financiar un producto que pasará a ser de tu propiedad durante un determinado periodo de tiempo para acabar comprándolo, devolviéndolo o extendiendo el contrato. Mientras, en el renting, una vez se agota el tiempo del contrato se debe devolver el producto.

leasing tecnologico empresas

¿Qué beneficios supone el leasing tecnológico?

  1. Liquidez. Pequeños pagos mensuales son más fácilmente soportables que un gran desembolso único, sobre todo para pequeñas empresas. Esto permite disponer de mayor liquidez para otros fines.
  2. Financiación. El leasing permite pagar a plazos hasta el 100% del valor de un producto, sin tener que hacer desembolsos más grandes al principio o al final del contrato.
  3. Amortización. El leasing tecnológico permite a las empresas disponer de la última tecnología y pagarla a la vez que se amortiza el bien. De esta manera, una vez finalizado el contrato, si los productos están obsoletos pueden devolverse y cambiarse por otros nuevos.

Y por último y más importante… ¿qué ventajas fiscales supone para la empresa?

Al alquilar productos tecnológicos mediante un leasing, éstos figurarán como activo inmovilizado en un balance y su contrapartida se considerará como deuda en el pasivo. Esto permite a la empresa duplicar o incluso triplicar la amortización fiscal, siempre que no facture más de 10 millones de euros. Es decir, el plazo de amortización de estos productos es más breve. Por otra parte, el leasing permite diferir el IVA que correspondería a la adquisición del producto entre las diferentes cuotas del alquiler.

¿Qué requisitos hacen falta para disfrutar de estas ventajas fiscales?

  • Que los productos tecnológicos estén destinados a la actividad empresarial.
  • Que se incluya en el contrato la opción a compra al finalizarse.
  • Que las cuotas que se correspondan a la recuperación del coste del producto se mantengan constantes o crecientes durante el contrato.
  • Que el contrato tenga una duración de dos años como mínimo. No ocurre lo mismo con el flexing, que permite alquileres flexibles por el tiempo deseado, finalizando el contrato en el momento que el arrendatario desee.

Descubre el flexing de Yakk, con todas las ventajas del leasing tecnológico y mayor flexibilidad.

Fuentes: Iberiza y BBVA.

Leave a reply

Alquila cualquier cosa que necesites por días, semanas o meses.

Suscríbete a los mejores productos y cuando acabe el periodo: extiéndelo, devuélvelo o cómpralo pagando la diferencia. 

Con el apoyo de:

© 2021 Yakk App S.L. Todos los derechos reservados.